Todos los barcos de recreo con autorización para navegar más allá de 12 millas de la costa están obligados por ley a llevar de una balsa de salvamento. Eso lo sabe cualquier navegante y también, al menos en teoría, todos deberían saber cómo se activa. Pero lo que muchos desconocen es qué hay dentro del cofre rígido o la bolsa estanca que la contiene, y tampoco algunos detalles que descubrimos en este artículo. GERMÁN DE SOLER

Los títulos de PER, Patrón de yate y Capitán de yate podrán trabajar profesionalmente en barcos de recreo si sale adelante el proyecto de decreto de la Dirección General de la Marina Mercante. La idea parece perseguir la equiparación de los títulos de recreo a los países próximos. Se permitirá trabajar en determinadas condiciones, con limitación de pasaje, eslora y zona de navegación.

Las emergencias en la mar son situaciones muy comprometidas en las que el navegante solo dispone de los equipos con que cuenta a bordo. Entre esos equipos de seguridad merecen atención las radiobalizas de localización de siniestros, RLS, y las radiobalizas personales, PLB. Ambas son complementarias y cumplen la función de avisar de un naufragio, bien sea de una persona o toda una embarcación. Pero su funcionamiento también es diferente y se debe tener en cuenta.