Barcos varados o hundidos, playas que desaparecen bajo enormes olas y montones de posidonia, árboles caídos… Ibiza ha sufrido uno de los peores temporales de los últimos años. Playa d’en Bossa, Talamanca y la bahía de Santa Eulalia del Río son algunas de las zonas más afectadas por el fuerte viento de sureste que sopló desde la noche del domingo hasta el pasado lunes. Las siguientes imágenes hablan por sí solas de lo sucedido: Ibiza antes y después de la tormenta perfecta.